Gestiones | Temaer Asistencia

Gestiones

Gestiones

“Si desea contratar con nuestro nuevo servicio, marque opción 1, si desea reportar una incidencia, marque opción 2, si desea hablar con un agente, marque 3”. Si se opta por marcar la tercera opción, existe la posibilidad que se corte la llamada debido a que todos los agentes están ocupados. Si desea pagar en efectivo en una entidad bancaria un recibo, se deberá asegurar con anterioridad que desea hacerlo durante el horario reducido de atención, para realizar esta gestión. Si desea contactar con alguna compañía que suministran servicios en su domicilio, ya sea, agua, luz o gas, existe la posibilidad de tener que llamar a un número de teléfono no gratuito y con toda probabilidad nos saldrá la locución representada al comienzo de este párrafo.

Cualquiera de nuestros lectores se debe de haber visto inmersos en alguna de estas situaciones y llegar a un bucle que se hace difícil de superar, para solo tener que tramitar una gestión ordinaria. Los ejemplos anteriores se podrían extrapolar a la mayoría de las gestiones que de manera cotidiana se deben de realizar por cualquier persona sin que por ello se tome en cuenta la edad o el nivel cultural del usuario. Ejemplos que tendrían el mismo criterio y en vez de utilizar el teléfono como medio de comunicación, se utilizase un ordenador y las infinitas posibilidades de internet.

Si se toma la edad como denominador y se relaciona con las nuevas formas de realizar este tipo de gestiones, se podría llegar a decir fácilmente, que la sociedad estaría divida en tres grandes grupos:

Niños o adolescentes, que en un principio no tendrían el porqué realizar este tipo de tramites, pero que por la educación que están recibiendo y el poder de absorción de los procesos, verán de una manera natural, lógica y ágil, este medio de tramitación una vez lo necesiten, no habiendo conocido ninguna otra forma anterior.

Adultos o personas de mediana edad, que han tenido una educación o infancia diferente en cuanto a las tecnologías; adultos que han tenido que reinventarse y hacer que las gestiones que se realizaban detrás de una ventanilla pasaran a formar parte de los trámites que se realizan frente a un ordenador o colgados del auricular del teléfono. El cambio que ha supuesto este modo de gestión viene acompañado de una manera diferente de trabajar y por qué no, de utilizar las horas libres, medios informatizados y horas en las que cada vez se interactúa menos con las personas.

La última división que se debe nombrar es el grupo de los Señores mayores, qué aun teniendo gran conocimiento y cultura general, teniendo una visión global de las cosas de la vida y teniendo experiencia para compartir con los otros dos grupos anteriormente citados, se les escapa esta tecnología, haciéndose muy difícil, algo que tanto los adolescentes como los adultos podrían ver como algo interiorizado y fácil de ejecutar, ejemplos como simplemente pedir una cita al médico de cabecera, comprender las locuciones telefónicas, o simplemente ,dar un parte de siniestro en su domicilio a su aseguradora.

Se dice que la tecnología avanza más rápido que la naturaleza humana y la sociedad no tiene más remedio que mantenerse en ese nivel de avance. Todo avanza, pero no debemos de olvidar a esos Señores mayores que en su momento fueron adultos o personas de mediana edad, que sabían y comprendían todo lo cotidiano, que seguramente estaban detrás de esa ventanilla inexistente a la que nos dirigíamos para resolver alguna formalidad, que se esforzaban por enseñar a sus mayores de una forma amable. Sería prudente recordar que los que hoy dirigen esta nueva forma de tramitación y que hoy son adolescentes o adultos, el día de mañana, serán Señores mayores.

Fuente: Temaer Asistencia

 

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.