Concienciación | Temaer Asistencia

Concienciación

Concienciación

Las palabras conciencia y consciencia provienen del latín y comparten la misma raíz etimológica, pero efectivamente tienen un significado diferenciado entre ellas. Así pues, la conciencia se puede definir como la habilidad de diferenciar entre lo correcto e incorrecto y permite a la persona, enjuiciar de forma moral la realidad y los actos, y muy de manera específica los propios. Convirtiendo de manera esporádica en su realidad. Por el contrario, la consciencia, se puede definir como un acto psíquico, por el cual las personas se percatan de la realidad que les rodea y la capacidad de relacionarse con ella.

Utilizando la palabra en la que se convierte la consciencia, si se le ante pone un prefijo, el resultado es la inconsciencia. Palabra con dos significados, uno la pérdida de conocimiento y otro, la forma de actuar de manera imprudente, sin medición de los resultados de la acción.

A principios de año, posiblemente en cualquier estamento de la sociedad europea no se tenía consciencia de la envergadura que se nos avecinaba con la propagación del virus SARS-Cov-2, coronavirus tipo 2 del síndrome respiratorio agudo grave que produce la enfermedad denominada COVID-19. Existiendo la posibilidad que de una manera más o menos inconsciente, primero se gestionase sin cuantificar la magnitud de esta pandemia y posteriormente, con el poco conocimiento que se tenía de cómo hacer frente a esta enfermedad, se administrasen los medios de un modo apresurado.

En España, con todo lo acaecido en los primeros meses, en los que se pudo observar que aun teniendo una estructura sanitaria por encima de muchos países y con las medidas drásticas de confinamiento general en todo el territorio, no fue fácil en una primera instancia concienciar a la población. La concienciación, es un ejercicio de interiorización de la conciencia que tarda en asentarse, pero también tiene la facilidad de diluirse rápidamente si existe, como en este caso, una atenuación de los efectos de la enfermedad y, por consiguiente, de la disminución de las medidas que se toman.

Pasadas las primeras fechas y datos alarmantes de personas contagiadas, la sociedad optó por concienciarse de manera ágil a las nuevas distancias sociales, al uso de las mascarillas o a la utilización de guantes. También y contando que la temporada álgida de la pandemia que estamos sufriendo, fueran los meses de finales de invierno y principios de la primavera, hacían que la sociedad se recluyera en sus domicilios más fácilmente. Con la llegada del verano, viajes a zonas estivales y la apertura de las medidas impuestas por el Gobierno, estamos volviendo a tener un aumento de los contagios que están directamente asociados a la disminución de tensión que mantiene la sociedad, con esta nueva manera de interrelacionarse.

Si en los principios de la enfermedad, eran los señores mayores los que de manera rápida tenían los primeros síntomas, en estos momentos se ha producido un cambio, siendo la juventud, la parte de la sociedad que actualmente más se contagia y donde hay un aumento de los rebrotes.

La juventud con posiblemente un grado de inconsciencia o con el pensamiento de invulnerabilidad ante el virus, deben de concienciarse, no solo por ellos, sino también por las personas de índole familiar que estén a su alrededor pudiendo caer enfermas y podríamos llegar a retroceder todo lo ganado a este virus, pero no solo ellos, sino cualquier persona e individuo de cualquier edad, que inconscientemente se ha olvidado de los meses vividos.

Desde cualquier red social, blog o conversación, ya sea virtual o no, debemos de insistir en mantener todas las medias y volver a hacer nuestra, esa concienciación que a veces puede llegar a ser algo volátil.

 

Fuente: Temaer Asistencia
No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.